martes, 24 de agosto de 2010

Con una sonrisa



El suave trinar de los pajarillos la despertó temprano esa mañana. Frunció las cejas, molesta, mientras se cubría los ojos con la almohada, impidiendo así que la luz del sol penetrase en sus pupilas. Pero los pajarillos seguían cantando. Cantaban y cantaban sin parar. Una suave melodía, alegre al principio, rápida a la mitad, triste y melancólica al final. Suspiró cansada, esa noche no había dormido prácticamente nada. Las pesadillas la asaltaban una y otra vez, como hacía años que no hacían. ¿Por qué ahora? ¿qué pasaba, se le había escapado algo? Dio la vuelta, remolona y bufó. Se estaba tan a gustito allí… y estaba tan cansada… aah… ¿por qué no-?

-¡Mamáaa! ¡Levanta! ¡Ya son las doce de la mañana! ¿qué haces tan perezosa? ¡es hora de ponerse en marcha!

Si se había quejado de la dulce melodía de los pajarillos, ahora se retractaba. Los gritos de su desconsiderada hija eran mucho peor. Desagradecida. ¿Que no sabía la de noches que no había podido dormir por su culpa? Que si dale el “bibe”, que si ahora tiene fiebre, que si ha tenido una pesadilla… así durante años y años, hasta que fue su hija quien ya no dormía por las noches. Y aún así, aún sabiendo lo pesado que era, se atrevía a despertarla tan alegremente… desconsiderada, desagradecida.

La hija entró con paso resuelto en la habitación y descorrió las cortinas. El sol de la mañana le dio directamente en los ojos y tuvo que cerrarlos de inmediato. ¿Estás loca? Le gritó. ¡Déjame dormir un poco más! La chica la miró con reprobación mientras la apuntaba con un plumero de esos de quitar el polvo. “No digas chorradas, mamá, te necesitamos. Sin ti no funcionamos, así que date prisa y levántate. En diez minutos te quiero en el comedor.” Y se fue. La mujer la miró aún con el ceño fruncido, pero esta vez una sutil sonrisa adornaba su envejecido rostro. “Déjame ser un poco niña aunque sea una vez” farfulló mientras se ponía en pie aún sonriendo.

Pero su hija no quería una niña a la que cuidar, quería una madre sabia con quien compartir aquellas noches en vela antaño solitarias. Y ella lo sabía, y le agradecía en silencio por ello. Frunciendo el ceño, refunfuñando por lo bajo, bufando exasperada, pero siempre, sutilmente, con una sonrisa.



*****************

Un pequeño homenaje a esas abuelas que tanto nos quieren y a las que tanto queremos ;)
Muchísimas gracias a quienes me comentan, de verdad. Me anima a seguir escribiendo ^^

7 comentarios:

  1. Muy tierno.. me gusta como lo has escrito.
    Después de un largo tiempo ausente, de nuevo paso por tu espacio..



    Que tengas un lindo día..

    Un abrazo
    Saludos fraternos....

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito!! Hermoso y tierno como esa foto que pusiste! Que tengas una hermosa semana.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio y está genial, me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambas webs con más visitas.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

    Éxitos con tu blog.
    Un Saludo
    Melannie.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo relato!! Cuántas cosas se pueden hacer con sólo una sonrisa, cuántos mundos abrirse con ella.
    Te deseo muy buena vida y sigue regalándonos cosas tan bellas como esta.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que relato tan bonito!!
    Las sonrisas son de lo mejor que tiene la vida y como se suele decir: sonreir alarga la vida.
    Una imagen muy bonita :)
    Te sigo

    ResponderEliminar
  6. Si tinguera a les meues mans una vareta de virtut acabaria amb les guerres, la fam, l'opressió... i faria un sortilegi perquè les teues paraules foren escoltades i enteses per les gents de tots els recons del món... tan importants i especials són!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por comentarme! =)